Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

El día de la derrota

Lograr que un equipo quiebre la barrera defensiva, organizada con esmero, con tecnología de punta que permite develar la cinética y la estrategia del adversario, es imposible. Pero existe el factor humano. De la nada el desgarbado Di María saca un remate y le da en el ángulo, adentro. Una pelota rebota en Mercado, que está ahí por casualidad, en un camino trazado por Messi. En el minuto 92 Agüero hace un gol inútil gracias al inefable pase de, otra vez, Messi. La onomatopeya Mbappé es una máquina de matar esperanzas por ese mismo factor humano.
Los letales contragolpes franceses, el primero termina en un penal, se abren para acabar con una dinámica de juego limpio, sano, lúdico, creativo, que no sirve para nada. Es que en el fútbol, como en los negocios, lo que importa son los resultados. Si alguien está ahí para ganar, lo hace desde la más pura especulación, para partirle el crisma al adversario.
Hay un día en que uno quiere ser cualquiera, quiere fundirse con la masa, ser uno con los…

Entradas más recientes

1944

La llamada vino de noche

Las aguas avanzan

Plusvalía, superhombre y deseo

Ciudadanía global ya

Es simple

Elogio de la razón pura

La ley

El fin de la historia

Todos los muertos