MI PRIMER VIAJE AL INFIERNO





Mateo Halac

En 2000, empecé a plantearme ir a Nueva York (por trabajo).
Para mí era importante, llamé y pregunté a amigos, padres e incluso hermanos, y toda la gente me dijo que era una idea genial. Me costó decidirme porque yo ya tenía una agradable casa en Barcelona y tenía la familia a mi lado. Pero me gustaban los cambios y pensé que Nueva York no estaba tan mal.
En agosto me fui, mi familia me llevó al aeropuerto de Barcelona y a las 7 en punto ya estaba allí. El viaje duró unas largas y desagradables 8 horas. Allí me recibieron dos hombres vestidos de negro y me hicieron subir a un coche, también negro:
- ¿Tu eres Susana Ramos? - preguntó un hombre con cara de incrédulo.
- Sí - dije yo un poco intrigada.
Me dejaron en un hotel que se llamaba The Two Towers (trabajaba en las torres gemelas). Mi habitación era la 8-B, eran mi número y mi letra de la mala suerte. No soy una persona supersticiosa, ni mucho menos, pero eso me dio mala espina.

Cuando llegó Navidad ya me había acostumbrado a ese horrible hotel y a la horrible ciudad. Aquella fue la primera Navidad de mi vida sola, esa noche fui a un bar de mala muerte. Con mis 29 años nunca había visto un bar como aquel, era horrible, si os hiciese la descripción de aquel lugar os traumaríais. Bueno, volviendo al tema, esa noche conocí a un "maya"
según decía él, tenía pinta de vagabundo y estaba mal de la cabeza. Él decía que los mayas le habían encomendado una misión. Primero me pareció que no estaba en sus plenas facultades, pero después de haber escuchado ese horrible hombre durante unas aburridísimas 2 horas me lo empecé a creer, pero yo todavía pensaba que estaba demasiado chiflado.

Bueno, ya sé que no soy la persona más indicada para criticar los actos de los demás, pero no tenía demasiadas ganas de estar con él. Volviendo a lo que decía, aquella noche escuché cosas muy extrañas, ¡¿Vosotros me sabríais decir qué son los hermanos de Nueva York?! Bueno, él dijo que caerían, y sabía qué día y qué año pasaría esto: el once de septiembre de 2001.

Volví a casa reventada, aún así cogí el ordenador y me puse a buscar información sobre los hermanos de Nueva York. Me salió que había una profecía maya sobre los hermanos de Nueva York, pero me quedé igual,  no lo entendía. Estaba tan irritada que pensé que ya era hora de acostarme. Al día siguiente me levanté muy tarde, pero por suerte era día de fiesta.
El día de año nuevo volví al bar aquel que ya he explicado y esa noche el maya no estaba. Volví a casa y me acosté enseguida.
Fueron pasando los meses y yo seguía trabajando en esta ciudad que ya me empezaba a gustar. El 11 de septiembre de 2001, antes de ir a trabajar, volví a buscar información de los hermanos de Nueva York y ese día encontré algo de las torres gemelas ...

Después fui a trabajar como cada día y a la una en punto sentí un ruido de un avión que se acercaba muy rápidamente ...

“¡¡BOOOOOM!!” Escuché.

Estaba todo en llamas, intenté salir de allí, estaba desesperada y me tiré por la ventana. En ese mismo instante vi el túnel. Y también sentí una sensación de rotura de los huesos, caí encima de un colchón de una empresa de colchones ... Me llevaron al hospital y estuve ingresada allí durante 4 meses. Mi familia llegó dos días después de la catástrofe.

Cuando hubieron pasado los cuatro meses, volví a Barcelona con marcas de quemaduras todavía.

Os acabo de contar MI PRIMER VIAJE AL INFIERNO.

Comentarios

Raul Halac ha dicho que…
Matuche: Tendrás planeado seguir visitando ese tipo de truculentos lugares imaginarios en tu escritura? Tu fiel lectora Abu Ines

Entradas populares